martes, 8 de junio de 2010

Celestino Martínez Sánchez en PhotoEspaña 2010

En está oportunidad la representación venezolana esta a cargo de Celestino Martínez Sánchez, fotógrafo del siglo XIX. La 13 edición del festival PhotoEspaña 2010, se efectuará en Madrid entre el 9 de junio y el 25 de julio. Martínez participará dentro de la colectiva Profecías, que son parte de los archivos del Fondo Fotográfico de la Universidad de Navarra.

La obra de Martínez Sánchez es parte de la colección del siglo XIX del fondo, este se compone de un repertorio de fotografías muy variado a nivel de técnicas: daguerrotipos, papeles a la sal, albúminas, carbones, gelatinas, cianotipias, woodburitypos, ferrotipos, de tipologías: cartes de visite, cartes de cabinet, estereoscópicas, tarjetas postales, álbumes y de autores tanto de procedencia extranjera como española entre los que también destacan Clifford, Laurent, Tenison, Leygonier, Beaucorps, Disdéri, Levy, Braun, Stirling, Masson, Massari, Wheelhouse, Garzon, Marés, Opisso, Alguacil. Los principales grupos temáticos representados se corresponden con el paisaje natural y urbano, monumentos, obras públicas, el retrato en todas sus acepciones, la Real Armería de Madrid, acontecimientos históricos, etc. Se trata de un conjunto de obras que, por su diversidad, permite llevar a cabo una aproximación sólida a la realidad del fenómeno fotográfico del siglo XIX en España.

Celestino Martínez Sánchez fué litógrafo, fotógrafo, escritor, dibujante, caricaturista y pintor, nació en Caracas en mayo de 1820. Discípulo de Juan Lovera y, por lo tanto, compañero de Carmelo Fernández y del grupo de artistas gestores del auge pictórico venezolano de principios del siglo XIX, estudió fotografía en París y en los Estados Unidos. En su ciudad natal se conservan los retratos al óleo que realizó de su padre (Juan Martínez Alemán), del geógrafo italiano Agustín Codazzi (1836), de Isabel Betancourt de Mejías, y un Bautizo de Cristo (1847, Capilla del Baptisterio de la Catedral de Caracas).

Fue maestro en la Escuela de Dibujo, en 1839, y en la Academia Militar de Caracas. Participó en la Exposición de la Industria Venezolana, auspiciada por el Instituto Tovar en 1844. Trabajó, en compañía de su hermano Jerónimo, en el taller de litografía fundado en Caracas por los alemanes Müller y Stapler, primero en su género en Venezuela. Manuel Ancízar, representante diplomático del gobierno del general Tomás Cipriano de Mosquera en Caracas, adquirió los elementos técnicos de dicha tipografía y contrató los servicios de los hermanos Martínez, de Jacinto, Cecilio y León Echevarría (tipógrafos) y de Felipe B. Ovalles (impresor), con el propósito de iniciar en Bogotá una empresa periodística. Este selecto grupo dio origen a El neogranadino que, dirigido por el mismo Ancízar, constituyó el periódico más importante del país en el siglo XIX y dio paso al renacimiento del arte litográfico en Colombia. Celestino Martínez llegó a Bogotá en 1848, y se desempeñó, además, como profesor de dibujo en el Colegio Independencia (1853). Escribió El loco de la ciudad, pieza de teatro estrenada con éxito en 1857; y en 1860 ejerció el cargo de cónsul de Venezuela, en reemplazo de Nicolás Quevedo Racha del, otro artista notable. Obtuvo el diploma al mérito en la exposición del 20 de julio de 1849, por su retrato al óleo del general José Hilario López; en esta misma ocasión fueron premiados, él y su hermano, «como introductores de la litografía en Bogotá, en cuyo arte demuestran no pequeños conocimientos».

Un anuncio de prensa anónimo, pero sin duda publicado por Celestino, en El Neo-Granadino del 24 de mayo de 1849, evidenciaba las capacidades del artista venezolano y la variedad de materias en que se desempeñaba como pedagogo: «Bellas Artes. Un sujeto residente en esta capital ofrece al público sus servicios como dibujante litográfico y como retratista a la aguada y en miniatura, sea trabajando del natural o copiando obras de daguerrotipo. Enseña el dibujo lineal, el natural de la figura humana, paisajes, flores, animales, etc. El dibujo topográfico, la perspectiva, proyecciones, cortes y diseños de arquitectura y fortificación, de máquinas y artillería. El que se ofrece ha adquirido algún conocimiento de estos ramos en los Estados Unidos y en Francia, y por varios años ha sido profesor en la Academia Militar de Caracas y en los colegios particulares de aquella capital. El mismo que se anuncia para los trabajos indicados, se ha ejercitado en la enseñanza de la geografía y está en la aptitud de regentar una clase o de dar lecciones particulares de esta materia, así como también de los idiomas inglés y francés».

Los hermanos Martínez regresaron a Caracas en 1861; allí instalaron un taller de fotografía. Celestino se dedicó a la enseñanza de este arte, participó en la muestra organizada por James Mudie Spencer en el Café del Avila en 1872, y publicó dos dramas históricos: El hijo del generalísimo en 1878 y Amure en 1883. Muere a los 65 años en diciembre de 1885.

Fuentes:
BOULTÓN, ALFREDO. Historia de la pintura en Venezuela, Caracas, Editorial Arte, 1968
Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República de Colombia

Fondo fotográfico de la Universidad de Navarra

No hay comentarios: