martes, 8 de junio de 2010

Lisbeth Salas, su cotidianidad intimista y acromática

Lisbeth Salas nacida en Caracas en 1971, joven fotógrafa venezolana, que entre 1990 y 1994 fue alumna de el Premio Nacional de Artes Plásticas Nelson Garrido. Se ha especializado en el retrato y la fotografía documental. Participó entre 2000 y 2002 como artista residente en Hangar, un centro para la producción e investigación artística fundado en 1997 por la Asociación de Artistas Visuales de Cataluña (AAVC) para dar apoyo a creadores y artistas. También ha realizado diversas exposiciones en España, México y Venezuela. Reside en Barcelona, España, donde trabaja para empresas editoriales del país.

Su pasión por la literatura y el retrato la han llevado a fotografiar a escritores contemporáneos por más de diez años en distintos lugares del planeta, sus instantáneas presentadas de manera familiar y cercana le dan identidad a su trabajo, su planteamiento estético fue recopilado y publicado en el libro el ojo en la letra, en donde se muestran a 110 autores nacionales y foráneos, retratados. Su editor, Ulises Milla, en la introducción de la obra lo describe así: “Es mucho más que un libro. Es un proyecto de largo aliento –inconcluso por su propia naturaleza-, de un valor documental inestimable y con una propuesta conceptual muy definida: retratar a aquellas personas cuyas vidas, vistas desde el prisma de la creación o la profesión, están signadas por la palabra escrita y su transmutación en libro”, también comenta: “El ojo en la letra es un aporte más a la titánica tarea que significa crear un país de lectores, dándole a nuestros autores una plataforma visual que les permita ser reconocidos, no ya por su obra, sino por su corporeidad”. En sus páginas hay fotografías de Arturo Uslar Pietri, Laura Antillano, Edda Armas, José Pulido, Teodoro Petkoff, Eugenio Montejo, Eduardo Liendo, Adriano González León, Germán Carrera Damas, Héctor Torres, Paul Auster, Richard Kapuscinsky, Amelie Nothomb, Hanif Kureishi, entre otros.

En el 2007 Lisbeth logra entrar junto a otros 59 jóvenes fotógrafos elegidos entre un innumerable racimo de talentos, a formar parte de PhotoEspaña 2007 como parte de Descubrimientos PHE07, sección del festival que se ha convertido en una importante plataforma de lanzamiento para la carrera profesional de quienes participan. Escogida de entre 800 aspirantes de 35 países, la venezolana mostró su portafolio apuntes de un diario, una serie de 50 fotogramas en las que la imagen, en palabras de la fotógrafa, intenta hacer referencia a la cotidianidad, al abandono de objetos a la vida doméstica. "Como cualquier diario, estas imágenes no han sido realizadas con otro objetivo que no sea el de registrar situaciones e imágenes que convocan una zona de mi cotidianidad y que desde un sitio más bien oculto reclaman ser atraídas a la luz". En este trabajo Salas se ha alejado de los grandes formatos, de la tecnología y ha trabajado en película 6x6 en blanco y negro con profundos viñeteados que otorgan un carácter más intimista a la instantánea, evocando en la memoria épocas pretéritas.

La artista, además, ha participado en distintas publicaciones como la editada por María Teresa Boulton, 21 fotógrafas venezolanas, Editorial Arte, 2003 ó las revistas Extracámara y Plátano Verde esta última con la serie Sex Service dedicada a la pornografía.

No hay comentarios: